EL ALMA DE NAPOLEÓN

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

EL ALMA DE NAPOLEÓN

Mensaje  mariocesar el Vie Dic 31, 2010 9:38 pm



LÉON BLOY


En realidad todo hombre es simbólico y es un ser viviente en la medida en que es un símbolo. Es cierto que esa medida nos es desconocida, tan desconocida e incognoscible como la trama de las combinaciones infinitas de la Solidaridad Universal. Aquél que supiera exactamente, por un prodigio infuso, lo que pesa un individuo cualquiera, podría contemplar, como en un planisferio, todo el Orden Divino.

Lo que la Iglesia llama Comunión de los Santos es un artículo de fe y no puede ser nada más que eso. Tenemos que creer en ella como creemos en la economía de los insectos, en los efluvios de germinal, en la Vía Láctea, perfectamente conscientes de que es algo imposible de entender. El que se niega a ello es un tonto o un perverso. En la Plegaria Dominical se enseña que debemos pedir nuestro pan y no mi pan. Y esto, en toda la tierra y por todos los siglos. Identidad del pan del César y del pan del esclavo. Identidad mundial de la impetración. Equilibrio misterioso de la fuerza y de la debilidad en la Balanza en que todo se pesa. No hay un solo ser humano capaz de decir, con certeza, lo que él es. Nadie sabe lo que ha venido a hacer a este mundo, a qué cosa corresponden sus actos, sus sentimientos, sus pensamientos; ni quiénes, de entre los hombres, le son más cercanos, ni cuál es su verdadero nombre, su imperecedero Nombre en el registro de la Luz. Emperador o cargador, nadie sabe cuál es su fardo ni cuál es su corona.

Traducción de Miguel Ángel Frontán
avatar
mariocesar

Mensajes : 12566
Fecha de inscripción : 03/06/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: EL ALMA DE NAPOLEÓN

Mensaje  mariocesar el Mar Mayo 24, 2016 3:41 pm

Alina Schiratti Del Re Goethe siempre consideró que no había sido una mera casualidad, sino un hecho providencial lleno de significado, el que en el otoño de 1813 un soldado alemán de las tropas napoleónicas que regresaba de España le trajera un viejo manuscrito en árabe de la época de Al Andalus. Este manuscrito contenía la última Sura (Capítulo) del Corán, la 114, “An Nas” (Los Hombres). Goethe intentó más tarde copiarla con la ayuda de algunos profesores de Jena, que le habían ayudado a traducir el contenido del manuscrito.

En 1814, Goethe visita a un grupo de musulmanes rusos de etnia bachkir del Ejército del zar Alejandro I, que estaban utilizando el instituto protestante de Weimar como una mezquita improvisada para realizar allí sus oraciones. En su carta a Trebra (5-1-1814), Goethe escribe: “Hablando de profecías, tengo que decirte que hay cosas que están ocurriendo en estos días que ni a un profeta le hubieran permitido decir. ¿Quién habría podido afirmar hace unos años que habría habido un servicio religioso musulmán y que algunas Suras del Corán iban a ser recitadas en el auditorio de nuestro instituto protestante?
avatar
mariocesar

Mensajes : 12566
Fecha de inscripción : 03/06/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.