A propósito de las Epístolas de consolación!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

A propósito de las Epístolas de consolación!

Mensaje  mariocesar el Miér Mar 09, 2016 5:18 am

A propósito de las Epístolas de consolación!
Actualizado hace 11 horas
"ASCESIS GRIEGA y ASCESIS BUDISTA: a propósito de las Epistolas de consolación"; tomado de la obra de Jean Hani: "Mitos, Ritos y Símbolos: Los caminos hacia lo invisible", de José J. de Olañeta, Editor; Barcelona, 1999.

"La "Consolación a Apolonio", que forma parte del "Corpus" de Plutarco, es una obra muy importante. No por su calidad literaria, sino porque constituye un repertorio más o menos completo de los principales temas tratados habitualmente por los autores de consolaciones. Pensamos que, definiendo a partir de esa obra los caracteres mayores del género, puede ser instructivo volver a encontrar en él la expresión de aquella tendencia, de la que hablábamos antes, del alma griega frente a la muerte.

La epístola, dirigida a un tal Apolonio, que no es conocido por ningún otro motivo, con ocasión de la premartura muerte de su hijo de éste, sigue el plan retórico que hemos mencionado, que se organiza en torno a tres ideas fundamentales: no tenemos por qué llorar a los muertos -dice Plutarco-, y ello, en primer lugar, a causa de la naturaleza misma de la vida de este mundo; en segundo lugar, a causa del caracter de la muerte, que es fatal, y, por último, a causa de la esperanza en otra vida.

I) La vida del hombre en este mundo es tan sólo una serie de miserias, pues se encuentra sometida a las vicisitudes de la fortuna, que es esencialmente inconstante; por qué, entonces, lamentar el perder esta vida?

II) La muerte es una cosa que hay que considerar de frente y con calma: es inevitable, hay que admitirla francamente y soportarla con serenidad; por lo demás, la muerte es tan poco un mal que los dioses hacen morir jóvenes a aquellos a quienes aman; la muerte, aunque sea prematura, no es ningún mal, porque, en un destino humano, lo que importa no es la longitud de la vida, sino su calidad; además, con respecto a la eternidad, una vida larga y una corta son ambas igualmente breves; todo aquel que muere, muere en su hora, y esa hora, fijada por la divinidad, entra en el plan de ésta, es un elemento del orden del mundo. Y luego, cuando lloramos a los muertos, lloramos menos por ellos que por nosotros; nuestras lágrimas son ante todo la expresión de nuestro egoísmo. No hay que llorar por los muertos, están liberados de la esclavitud del cuerpo, pues, para el alma, la vida en el cuerpo es un castigo.

III) Por último, y sobre todo, lo que debe invitarnos a no temer la muerte es la seguridad de que ésta introduce a los seres en la inmortalidad: el joven hijo por el que llora Apolonio ha merecido, por su piedad, vivir en la morada de los Bienaventurados."
avatar
mariocesar

Mensajes : 12566
Fecha de inscripción : 03/06/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.