LA MÍSTICA COMO INICIACIÓN!;

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LA MÍSTICA COMO INICIACIÓN!;

Mensaje  mariocesar el Jue Oct 29, 2015 2:22 am

LA MÍSTICA COMO INICIACIÓN!; [por Elémire Zolla, en "Los Místicos de Occidente", Paidos, Barcelona, 2000; p.22]

"El misticismo es la repetición, en una civilización que ya no es unánime, de la experiencia iniciática: es un retorno de la tradición en sentido propio, recuerdo involuntario de una realidad sepultada. [...] No por casualidad el misticismo lleva a menudo a la creación de nuevas comunidades dentro del Estado o en sus márgenes: conventos, asociaciones de anacoretas, que tienden a restablecer las condiciones de una comunidad distinta y más arcaica, fundada sobre el cultivo del huerto o sobre la actividad que sustituye en un mundo urbano el espigueo de las tribus felices: la mendicidad, y donde queda restablecida la pureza de las costumbres (voto de castidad), la fusión de las voluntades (voto de obediencia), la indiferencia ante la ganancia y la acumulación de bienes (voto de pobreza). Es casto aquel que no dirige su deseo a un porvenir, sino que acepta la criatura presente (Simone Weil); así, el espíritu de obediencia y de pobreza sólo son posibles si el futuro no usurpa el presente. El regreso al estado de ánimo arcaico, esto es, al festivo abandono de la edad de oro, permite casi en cada caso recrear las bases económicas del comunismo primitivo o insertarse en sociedades ya formadas con tal fin. El misticismo se separa de la fuente misma de las sociedades modernas: del deseo de acumular riqueza y prestigio social. [...]

Una vez apagada la sed de prestigio, de riqueza, de seguridad, se desvanecen todas las enfermedades que lleva aparejadas, vuelve una espontaneidad en los actos que hace insensatos los problemas de la voluntad, de la fatigosa adecuación a un sistema de leyes. En efecto, el místico vuelve al estado anterior, a la emanación de las leyes, CUANDO LA COSTUMBRE SOSTENÍA AL HOMBRE SIN QUE ÉL SE DIESE CUENTA.

El eje de los tiempos paleolíticos, la iniciación tribal, ha sido interpretado, de acuerdo con las estrecheces mentales modernas, como entrenamiento para privaciones y sufrimientos, curso de instrucción en el patrimonio de nociones eclesiásticas, momento de antagonismo entre viejos y jóvenes, hombres y mujeres. Son éstos elementos espurios y que, si acaso, afloran en las iniciaciones más tarde.

La iniciación tenía por finalidad eliminar el miedo a los desastres, sustituyéndolo por la reverencia a la divinidad; los modernos han interpretado la quietud de los iniciados primitivos como una impasibilidad obtenida a través de un duro temple de la voluntad. El ascetismo se propone destruir las reacciones mecánicas (Mircea Eliade), y, en los monasterios, en el aislamiento de los ascetas se ven resurgir todas las prácticas de las iniciaciones primitivas, desde la flagelación hasta las formas más complejas de tortura (Mircea Eliade); los modernos han interpretado todo padecimiento voluntario como masoquismo. La iluminación es alegre y hace tan inmensa la vida, que se asemeja al único regocijo concedido al no iniciado, el abrazo; los modernos han interpretado las metáforas eróticas como indicios de un desahogo sexual reprimido. El místico se pone fuera del mundo de la competencia por el prestigio y el poder, es decir, adquiere poder sobre el poder; los modernos y los degenerados entre los antiguos han cambiado esta paz por una búsqueda de poderes prácticos...; etc.".
avatar
mariocesar

Mensajes : 12566
Fecha de inscripción : 03/06/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.