Del RENACIDO REVENTADO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Del RENACIDO REVENTADO

Mensaje  mariocesar el Jue Mayo 28, 2015 3:46 pm

Cómo recuerda DALÍ a René CREVEL


<B>Cómo recuerda Dalí a René Crevel</B>

Siempre he creído que el nombre de «René» significaba «renacido» y que se oponía a su apellido «Crevel», que suena como crevé, reventado. Su vida se situaba entre esos dos polos. Aquel gran enfermo, tuberculoso -había sufrido un neumotórax-, desaparecía a menudo de París para pasar una temporada en alguna casa de reposo. Volvía renacido y con un aspecto saludable, alegre, los cabellos ondulados, bien vestido, optimista, para entregarse inmediatamente a la más refinada existencia autodestructiva: salidas nocturnas, insomnios, opio, y sobre todo el patetismo del compromiso poético y político. Se apasionó por el marxismo a partir de 1925, Y su comunismo, incompatible con sus ideas surrealistas, le indujo a unas contradicciones insuperables que lo destrozaban. Su destino encarnaba exactamente la relación entre el partido comunista y el grupo surrealista, y su muerte fatal es simbólica.

Cuando René Crevel se sentía «reventado» y se refugiaba en casa de sus amigos diciendo que prefería «reventar», se le enviaba inmediatamente a un sanatorio para una nueva cura, y allí renacía su euforia y volvía a empezar. Gala y yo le habíamos hospedado varias veces en Portlligat, donde conoció períodos de verdadera alegría de vivir. Se paseaba completamente desnudo por el olivar, estilo anacoreta, y fue allí donde escribió Les pieds dans le plat, Dali et l'antiobscurantisme y Le Clavecin de Diderot. Adoraba a Gala, a quien llamaba «la Oliva», y soñaba en descubrir y amar a una mujer como ella. Desgraciadamente, no encontró más que a Breton, al partido comunista... y a la muerte.

En el seno de la Asociación de Escritores y Artistas Revolucionarios, Crevel asumía un papel que deseaba fuera eficaz para establecer una unión entre surrealistas y comunistas. Cuando el gran Congreso Internacional de 1934, esperaba que Breton pronunciara unas palabras de unidad. Pero, a la víspera de su discurso, el papa del movimiento abofeteó a lIya Ehrenbourg. La ruptura estaba consumada. Crevel quedó profundamente afectado. Se empecinó en desesperadas tentativas de conciliación. Una riña con Breton fue el único resultado tangible de su diplomacia. El dolor de este fracaso le aniquiló.

Una mañana le telefoneé para precisarle que yo disentía absolutamente de la postura de Breton. Me respondió una voz diciéndome que Crevel había intentado suicidarse y que estaba en las últimas. Llegué a su domicilio al mismo tiempo que las urgencias. Crevel trataba de llenar sus pulmones con el tubo umbilical de una bombona de oxígeno. Su cara de bebé estaba exangüe. En la muñeca derecha llevaba un pedazo de cartón sobre el que había escrito su nombre en letras mayúsculas, a modo de epitafio. Vive todavía en mi memoria como un fénix onírico y magnífico que renacía sin cesar en nombre de la amistad, del honor y de la libertad humana. Terrible prueba de la incompatibilidad fundamental entre política y poesía.

Comment on devient Dali (Entretiens avec André Parinaud, Paris 1973). Traducción de Ramón Hervás Marco.
avatar
mariocesar

Mensajes : 12566
Fecha de inscripción : 03/06/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.