LA MAESTRA MUERTE

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

LA MAESTRA MUERTE

Mensaje  mariocesar el Vie Jul 09, 2010 9:17 pm

EL DOCTOR MUERTE junto a la TRILOGIA MUERTE-SABIDURIA-PAZ son los encriptados a flor de piel de EL ETNOGRAFO...

Y, sé, que mucho ya hemos hablado sobre la exacta correspondencia ESPECULATIVA y OPERATIVA de la MUERTE en las tradiciones bön, islámica e hindú y CASTANEDA, en las aplicaciones para el AQUENDE, el ALLENDE y... Pero , nunca está de más recordarlo y, por ello, parafraseamos epitomadamente las enseñanzas de Don JUan sobre la muerte.

La muerte sirve a la vida y la conciencia de ella purifica nuestros actos. Pensando en ella, despreocupados, sin pena ni remordimiento, concentrados en que no tenemos tiempo, ACTUAMOS como si fuera NUESTRA ÚLTIMA BATALLA (Oh, ARJUNAS...)

La MUERTE es la mejor y más completa FUENTE de CONSULTA, pero lo que realmente nos está diciendo siempre es:



" n a d a i m p o r t a r e a l m e n t e" (Cfr:Las enseñanzas de la Virgen María a Alberto...:DESPREOCUPATE, TDO ES UN GRAN CHISTE...)



Siempre de frente a la MUERTE obtenemos real PRESENCIA y PRESENCIACION, real ENTREGA al INSTANTE, y BELLEZA, GRANDEZA, NOBLEZA... y si no es así o no lo parece, al verdadero GUERRERO le importa un HUEVO Y LA MITAD DEL OTRO cualquier ponderación de cualquier VIRTUD o de cualquier resultado...
avatar
mariocesar

Mensajes : 12566
Fecha de inscripción : 03/06/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

CANCION PARA MI MUERTE....

Mensaje  Invitado el Vie Jul 09, 2010 10:49 pm

Letra del recordado tema de Sui Generis (Charlie García-Nito Mestre) que duo!!!!...que tema!!!

Hubo un tiempo en que fui hermoso
Y fui libre de verdad
Guardaba todos mis sueños
En castillos de cristal.

Poco a poco fui creciendo
Y mis fábulas de amor
Se fueron desvaneciendo
Como pompas de jabón.

Te encontrare una mañana
Dentro de mi habitación
Y prepararas la cama
Para dos.

Es larga la carretera
Cuando uno mira atrás
Vas cruzando las fronteras
Sin darte cuenta quizás.

Tómate del pasamanos
Porque antes de llegar
Se aferraron mil ancianos
Pero se fueron igual.

Quisiera saber tu nombre,
Tu lugar, tu dirección,
Y si te han puesto teléfono
También tu numeración.

Te suplico que me avises
Si me vienes a buscar
No es porque te tenga miedo
Solo me quiero arreglar.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAESTRA MUERTE

Mensaje  mariocesar el Sáb Jul 10, 2010 4:02 pm

Es verdad, Antonio, no pudo ilustrar mejor...
avatar
mariocesar

Mensajes : 12566
Fecha de inscripción : 03/06/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Solo la muerte...(fragmento)

Mensaje  Invitado el Vie Jul 23, 2010 11:15 am

A lo sonoro llega la muerte
como un zapato sin pie, como un traje sin hombre,
llega a golpear con un anillo sin piedra y sin dedo,
llega a gritar sin boca, sin lengua, sin garganta.

Sin embargo sus pasos suenan
y su vestido suena, callado como un árbol.

Yo no sé, yo conozco poco, yo apenas veo,
pero creo que su canto tiene color de violetas húmedas,
de violetas acostumbradas a la tierra,
porque la cara de la muerte es verde,
y la mirada de la muerte es verde,
con la aguda humedad de una hoja de violeta
y su grave color de invierno exasperado.

Pero la muerte va también por el mundo vestida de escoba,
lame el suelo buscando difuntos;
la muerte está en la escoba,
en la lengua de la muerte buscando muertos,
es la aguja de la muerte buscando hilo.

La muerte está en los catres:
en los colchones lentos, en las frazadas negras
vive tendida, y de repente sopla:
sopla un sonido oscuro que hincha sábanas,
y hay camas navegando a un puerto
en donde está esperando, vestida de almirante.


(Pablo Neruda)

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

ADIOS

Mensaje  Invitado el Vie Jul 23, 2010 11:34 am

Las cosas que mueren jamás resucitan,
las cosas que mueren no tornan jamás.
¡Se quiebran los vasos y el vidrio que queda
es polvo por siempre y por siempre será!

Cuando los capullos caen de la rama
dos veces seguidas no florecerán...
¡Las flores tronchadas por el viento impío
se agotan por siempre, por siempre jamás!

¡Los días que fueron, los días perdidos,
los días inertes ya no volverán!
¡Qué tristes las horas que se desgranaron
bajo el aletazo de la soledad!

¡Qué tristes las sombras, las sombras nefastas,
las sombras creadas por nuestra maldad!
¡Oh, las cosas idas, las cosas marchitas,
las cosas celestes que así se nos van!

¡Corazón... silencia!... ¡Cúbrete de llagas!...
?de llagas infectas? ¡cúbrete de mal!...
¡Que todo el que llegue se muera al tocarte,
corazón maldito que inquietas mi afán!

¡Adiós para siempre mis dulzuras todas!
¡Adiós mi alegría llena de bondad!
¡Oh, las cosas muertas, las cosas marchitas,
las cosas celestes que no vuelven más! ...

de Alfonsina Storni

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

ALFONSINA Y EL MAR...

Mensaje  Invitado el Vie Jul 23, 2010 12:23 pm

Ay mi querida Hypatia!!
Nombrar a Alfonsina Storni Martignoni (1892-1938), es asociar esta excepcional poetisa,- también actriz y docente- con la admirable zamba - tan cara a nuestros afectos- creada por los maestros Ariel Ramírez , quien compuso la música y Félix Luna, quien forjó la letra.

Interpretada por brillantes exponentes musicales tales como: la cantora Mercedes Sosa (desaparecida hace poco), el tenor Alfredo Kraus, la peruana Tania Libertad, Ginamaría Hidalgo, Antonio Machín, la griega Nana Mouskouri, la portuguesa Cristina Branco o los españoles Pasión Vega, acompañada del tenor José Carreras, y Paloma San Basilio.
Otros de los que también han interpretado este célebre tema son Plácido Domingo, Los Panchos, Manuel Mijares, Miguel Bosé, Vicente Fernández, Lucho Gatica, María Jiménez, Shakira, Danny Rivera, Lucecita Benítez, Andrés Calamaro, Celeste Carballo, Lara Fabian, Chabuca Granda, Ainhoa Arteta, Luis Salinas Gema, Corredera, el Maestro Jesús Sevillano, el contrabajista de jazz Avishai Cohen y Silvia Iriondo.

Alfonsina, dejó este "mundo de sombras", en el año 1938, en Mar del Plata ( ilustre ciudad de nuestro compañero Mario) ....saltando de una escollera al agua - dicen unos - ..o .....más romanticamente....fue internándose en el mar hasta sumergirse por completo - dicen otros-

Para que escribir más.....la historia..(o la leyenda??) de Alfonsina al dejar este "Valle de lágrimas", está estampada de forma excelsa en el texto que pego a continuación.....Tal vez nuestro querido Charlie, puediera hacernos el gran favor de subir la musica, para poder compartirla con los compañeros.....verdad Charlie??

Alfonsina y el mar

Por la blanda arena que lame el mar...
su pequeña huella no vuelve más....
Un sendero solo de pena y silencio llegó
hasta el agua profunda.
Un sendero solo de penas mudas llegó
hasta la espuma.

Sabe Dios qué angustia te acompañó!!
qué dolores viejos calló tu voz,
para recostarte arrullada en el canto
de las caracolas marinas.
La canción que canta en el fondo oscuro
del mar, la caracola.

Te vas Alfonsina con tu soledad,
¿qué poemas nuevos fuiste a buscar?
Una voz antigua de viento y de sal
te requiebra el alma y la está llevando
y te vas hacia allá como en sueños,
dormida, Alfonsina, vestida de mar.

Cinco sirenitas te llevarán
por caminos de algas y de coral
y fosforescentes caballos marinos harán
una ronda a tu lado;
y los habitantes del agua
van a jugar pronto a tu lado.

Bájame la lámpara un poco más,
déjame que duerma, nodriza, en paz
y si llama él no le digas que estoy,
dile que Alfonsina no vuelve más,
y si llama él no le digas nunca que estoy,
di que me he ido.

Te vas Alfonsina con tu soledad,
¿qué poemas nuevos fuiste a buscar?
Una voz antigua de viento y de sal
te requiebra el alma y la está llevando
y te vas hacia allá como en sueños,
dormida, Alfonsina, vestida de mar.

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Me adelanto a Charlie

Mensaje  Invitado el Vie Jul 23, 2010 2:11 pm



Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAESTRA MUERTE

Mensaje  Invitado el Vie Jul 23, 2010 7:49 pm

Ay negra!!!...negrita Sosa!!...que voz privilegiada la tuya!!.....nos dejó tu cuerpo...tu envoltura humana...pero tu alma y tu voz superando las limitaciones del tiempo y de la muerte, seguirán tocando las fibras más íntimas de nuestros corazones...por siempre!!

Gracias Hypatia!!.....gracias!!

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

La Negra Sosa....

Mensaje  Invitado el Dom Jul 25, 2010 11:02 am

Haydée Mercedes Sosa nació el 9 de julio en la ciudad de San Miguel de Tucumán. Cabe destacar que el 9 de julio es el día de la Independencia de la Argentina y que el texto que declaró independiente al país se firmó también en Tucumán.

Descendiente de diaguitas, su padre era un obrero de la industria azucarera que trabajaba en el Ingenio Guzmán, mientras que su madre trabajaba de lavandera para familias más acomodadas. Originariamente sus padres habían acordado nombrarla Marta Mercedes, pero su padre cambió el nombre Marta por Haydeé cuando la registró, poniéndole Haydeé Mercedes. Sin embargo su familia nunca utilizó el nombre legal y siguió llamándola Marta.

Mi mamá dice que mi papá se olvidó mi nombre adrede cuando me fue a inscribir al Registro Civil. Y me puso Haydeé Mercedes en vez de Marta Mercedes. Mi mamá quería que de primer nombre yo me llamara Marta. Así sin hache, Marta. Claro, como es lógico, en mi casa mandaba mi papá, pero claro, como es lógico, siempre se terminaba haciendo lo que quería mi mamá. Y entonces todos desde que me recuerdo me vienen llamando Marta. Soy la Marta y me gusta mucho más ser la Marta que Mercedes Sosa. Esto nadie lo cree, pero es así... Al final, puertas adentro las cosas son como las madres quieren y puertas afuera son como la gente manda. En mi casa definitivamente soy la Marta. Para la gente definitivamente soy la Negra.

Mercedes Sosa partió hacia la inmortalidad, el 04 de octubre de 2.009, burlando a través de su canto, la celosa guardia de LA MADRE MUERTE.




Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Saber vivir, Saber morir

Mensaje  Invitado el Lun Jul 26, 2010 10:22 am


Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAESTRA MUERTE

Mensaje  mariocesar el Mar Dic 03, 2013 6:38 am

Visón sufí de la muerte

Morid antes de morir
Notas a propósito de una visión sufí de la muerte


Halil Bárcena








“Nuestra muerte es como la noche de bodas con la eternidad.
¿Cuál es su secreto? Dios es Uno”

Mawlânâ Rumí (1207-1273)



El presente artículo no es sino una primera aproximación al tema de la muerte tal como es concebida en el Islam y, más específicamente, en la tradición mística del sufismo. Se trata, por lo tanto, de unas primeras notas que no tienen mayor pretensión que servir de introducción y, al mismo tiempo, de punto de partida para posteriores reflexiones, sin duda necesarias, de mayor calado. Al fin y al cabo, la muerte, esto es, la forma de afrontarla y vivirla, es lo que da sentido a nuestras vidas como seres humanos. Pensar la muerte no es sino adentrarnos en el enigma de nuestra propia existencia. Somos humanos porque nos sabemos seres mortales.

La literatura escatológica ocupa un lugar de relieve en la tradición islámica, y más concretamente en el tasawwuf o sufismo, su dimensión mística. La perla preciosa del teólogo, jurista y místico persa Abû Hâmid al-Gazalî (1058-1111) constituye un buen ejemplo de dicha producción literaria. También lo son los capítulos 61 al 65 de Las Revelaciones de la Meca, obra magna de Ibn ‘Arabî (1165-1240), el andalusí de Murcia, una de las luminarias de la mística sufí de todos los tiempos. El relato de Ibn ‘Abbas El viaje y ascensión nocturnas del Profeta Muhammad contiene también bellas descripciones acerca de las etapas que el hombre recorre tras las muerte física. Al mismo tiempo, el autor, una de las fuentes más fiables de hadices o dichos tradicionales atribuidos al profeta del islam, ofrece un inventario pormenorizado sobre el paraíso y el infierno, según fueron concebidos por los primeros musulmanes.

Igualmente, dentro del islam shií, la escuela shayjí ha dado a luz, desde el siglo XVIII aproximadamente, un importante número de obras doctrinales a propósito del misterio por excelencia del hombre: la muerte. Bueno, sería que dichas obras fuesen vertiéndose a nuestras lenguas occidentales, ya que, como afirma el islamólogo francés Henry Corbin (1903-1978), de quien justo en el momento de escribir estas líneas se celebra el centenario de su nacimiento, aportan un punto de vista muy original sobre el destino final del hombre.




Como bien afirma el filósofo Eugenio Trías, “es la Muerte ese Poder que nos oprime desde que nacemos” [1]. La muerte es inevitable y su advenimiento imprevisible. La muerte posee un carácter de incierta fatalidad. La muerte, con su contundente y abarcadora presencia, resulta imposible de obviar y de olvidar. La muerte supone una gran incomodidad, una broma pesada, para nuestra cómoda sociedad occidental tan preocupada por el orden, el control y la seguridad absolutos. Nuestra vida está organizada de espaldas a la muerte. Hoy, buena parte de nuestros esfuerzos van encaminados a maquillarla. Al-Gazalí narra las siguientes palabras de Hazrat ‘Alí, una de las primeras fuentes de inspiración sufí: “Resulta incomprensible que algunos que han visto a sus seres queridos morir puedan olvidar la muerte”.

En primer lugar, la muerte delata nuestra pequeñez. Pone de relieve nuestro carácter efímero. Todo cuanto hemos construido con afán orgulloso se derrumbará y quedará como mera ilusión ante la realidad de la muerte. Por eso, para el ego la muerte supone una catástrofe inaguantable. Aunque quizás quepa preguntarse si nuestro temor a la muerte no sea más bien un temor a la idea de ella que nos hemos fabricado.

Sin embargo, existe otra forma de acercamiento a la muerte. Según la tradición del sufismo, en la muerte podemos hallar la comprensión del misterio de la vida, tal como nos dicen los místicos sufíes. Existe un hadiz, muy caro al sufismo, que en árabe aparece enunciado como sigue: “Mûtû qabla an tamûtû”, que traducido quiere decir: “Morid antes de morir”. Dice el profesor iraní Seyyed Hossein Nasr a propósito de dichas palabras: “Las doctrinas escatológicas sufíes revelan al hombre la extensión de su ser más allá del yo empírico terrenal con el que la mayoría de los seres humanos se identifican. Por tanto estas doctrinas son también otro medio por el que se da a conocer la totalidad del estado humano en toda su amplitud y profundidad preparando el terreno para la realización efectiva de las posibilidades totales de la condición humana, realización que implica la completa integración del hombre” [2].


Identificarse con el yo empírico o fenoménico, en una palabra: con la individualidad, es predisponerse indefectiblemente al sufrimiento más atroz. El sufí es consciente que perece dicha individualidad pero no la vida, con lo que la muerte no puede ser vista como el final de algo que tampoco posee inicio. De otra parte, el dicho muhammadiano antes citado nos impele a la transformación ahora y aquí, antes de que sobrevenga la ola de la muerte y nos arrastre con ella hacia el centro del océano de la inmensidad. Muere ya -simbólicamente hablando- a tu yo, eso que la literatura clásica sufí designa con el vocablo nafs, antes de que sea demasiado tarde, puesto que tras la muerte física no quedará ya posibilidad alguna.

La integración de la muerte en lo cotidiano, su comprensión desatemorida, la convierten en el elemento básico de la verdadera transformación alquímica de la persona. La muerte es cada instante. Cada exhalación no deja de ser una especie de pequeña muerte, de antesala del destino final del hombre. Respirar es vivir, pero también es morir un poco. Respiración: vivacidad-mortalidad. La muerte se convierte, pues, en motor que nos permite disfrutar más y mejor de la vida. El derviche de verdad es quien ha mutado el temor pavoroso a la muerte en gozo de vivir. Es cierto que las religiones tradicionales, cuando se viven de forma externa, casi como si se tratase de una suerte de código civil en el que solo se subrayan los aspectos punitivos, ahogan la dimensión más íntima, espiritual y voladora del ser humano, a diferencia del camino místico. Mientras que la religión pretende salvar al hombre, la mística persigue transformarlo, o si se quiere, salvarlo transformándolo.

De ahí las palabras antes citadas del profeta Muhammad. Hemos de morir diariamente, a cada segundo, en cada respiración, a aquello que constriñe nuestro ser y sus infinitas posibilidades. “Morir antes de morir” significa, entre otras muchas cosas, vivir de la mano con la muerte, sin darle la espalda. La muerte no tiene que ver con el final de nuestros días sino con el presente transformador de cada instante. Vistas así las cosas es normal que la muerte física del místico constituya no un trauma sino un momento de gozo y retorno a la fuente originaria designada con el vocablo Dios. “De Allâh somos y a Allâh retornamos”, puede leerse en el Corán (2,156). La muerte se convierte en una figura simbólica-analógica e indirecta. La muerte es entonces shab-i arûs, es decir, “la noche de bodas”, el instante en que se consuma la unión de los amantes enfebrecidos, cuando el derviche se funde al fin con la inmensidad.





“Muere antes de morir” constituye un reto, una invitación a superarnos, a sobrepasar los límites de un yo que nos empequeñece y limita. Dichas palabras suponen dar una nueva dimensión al ciclo vida-muerte-vida: morir significa vivir más. Y toda muerte no es sino un abandono de nosotros mismos, un dar generoso para obtenerlo todo. Un mutar nuestra piel, como la serpiente. El sufí cuanto más da de sí más tiene. En la muerte halla un principio de vida y fecundidad. Afrontar la muerte en el día a día, supone, al mismo tiempo, deshacer los ardides que el hombre utiliza para paliar la angustia de la muerte, ardides tejidos a veces en connivencia con las religiones formales. A la postre, la religión pierde su sentido de verdadera cita del hombre con lo sagrado -y no hay nada más sagrado que la muerte-, cuando se convierte en una adormidera de la consciencia humana y cuando reduce su función trascendente al cumplimiento de unos patrones de moralidad, supuestamente revelados, muy discutibles.

Resumiendo, existe en la vivencia valiente y desprejuiciada de la muerte una especie de iniciación. En efecto, la muerte se halla en el centro de toda vía iniciática, como es el caso que nos ocupa del sufismo. Una curiosidad semántica al respecto. En el universo sufí, se designa con el término árabe talqîn a la ceremonia de iniciación en la senda mística, al compromiso irrompible o ba’ya que sellan maestro y discípulo con un apretón de manos. Talqîn es, así pues, instruir, inspirar, insinuar la vía mística sufí. Y quien realiza dicha instrucción es el mulaqqin o maestro sufí. Pero, casualmente, ¡o no!, el término mulaqqin señala también al alfaquí que instruye al muerto musulmán recién enterrado, sobre las contestaciones que debe de responder a los ángeles de la muerte, Nakir y Munkar, cuando le interroguen a propósito de su fe y de su vida, a fin de ayudarle en su tránsito hacia la otra vida. En definitiva, saber decir la muerte, saber pensarla, nos eleva por encima de nosotros mismos. “Morir antes de morir” nos ayuda a comprender que en la vida no todo se reduce a morirnos.



Notas:

[1] Eugenio Trías, Por qué necesitamos la religión, Barcelona: Debolsillo, 2002, p. 26
[2] Seyyed Hossein Nasr, Sufismo vivo. Ensayos sobre la dimensión esotérica del Islam, Barcelona: Herder, 1984, p. 56
Publicado por Halil Bárcena en 02:13
Etiquetas: Sufismo
avatar
mariocesar

Mensajes : 12566
Fecha de inscripción : 03/06/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAESTRA MUERTE

Mensaje  Mar...tillo el Mar Dic 03, 2013 7:15 pm

Si hay que morir... que sea de amor.

Mar...tillo

Mensajes : 273
Fecha de inscripción : 14/09/2013

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAESTRA MUERTE

Mensaje  mariocesar el Lun Dic 23, 2013 12:38 pm

Mar...tillo escribió:Si hay que morir... que sea de amor.
avatar
mariocesar

Mensajes : 12566
Fecha de inscripción : 03/06/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAESTRA MUERTE

Mensaje  mariocesar el Vie Abr 25, 2014 9:39 am

Otra cosa muy cercana a la tradición bön y a las enseñanzas de don juan es que , durante los siglos XVIIII y comienzos del XIX, llevaban a los niños a contemplar a los agonizantes, a estar presentes y conscientes de su tránsito.
avatar
mariocesar

Mensajes : 12566
Fecha de inscripción : 03/06/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAESTRA MUERTE

Mensaje  mariocesar el Miér Feb 10, 2016 3:53 am


Felipe Zelaya
5 de febrero a las 6:49 ·
Esto que hacemos todos los días, trabajar , estudiar, tener sexo , odiar , seguir metas , etc ...
Es sólo hacer tiempo mientras llega la muerte.
avatar
mariocesar

Mensajes : 12566
Fecha de inscripción : 03/06/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: LA MAESTRA MUERTE

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.