La teja reteja .

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La teja reteja .

Mensaje  mariocesar el Jue Ago 23, 2012 5:49 pm

La teja reteja .


Con qué noble y bella elocuencia las tejas explican el misterio de lo Uno y lo Múltiple.

Los techos de teja son los libros naranjas de la develación total que el alma confunde con un sedante macromicrocósmico abierto al supracosmos.

Las tejas nos retejan en silencio junto a la sublime lluvia.

Cuánta belleza, cuánta bendición encauzan las tejas.

La teja es la forma del aura, el encantamiento y la rememoración; el ícono del acto, la presencia del espíritu.

Llueve pero las tejas nos cubren.

Llueve y estamos a cubierto.

Oh teja, misterio del retejo.

Las tejas retejan silenciosamente nuestras reverberaciones más arcaicas.

¿Quién no se eleva del modo más sutil y vasto por la percepción pura de las tejas?

No hay ninguna antropomorfización que no despierte al respirar del universo orgánico al inspirar y tocar las tejas con sus ojos.

La teja reteja lo que es realmente humano.

Quien no es devoto ni oráculo de la teja no es verdaderamente humano.

La teja es la más auténtica huella del demiurgo humano.
avatar
mariocesar

Mensajes : 12566
Fecha de inscripción : 03/06/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La teja reteja .

Mensaje  mariocesar el Jue Jul 23, 2015 8:10 am

Su Abella
Aporte para tu poema de la teja y los vascos:
En J. Caro Baroja hay referencias curiosas respecto a la teja, concretamente refiriéndose a la “misa de parida”. La mujer tras dar a luz pasaba un periodo de impureza en el que no podía salir de casa. Este era un período de purificación:Entre los ritos relacionados con el nacimiento, uno de los mas significativos es el que estaban obligados las mujeres al ir “a misa de parida” en Vera y en otros pueblos cercanos, hasta comienzos de siglo (XX). Iban a la iglesia con una teja puesta en la cabeza para dar a entender que hasta el momento de la purificación en el templo no habían transpuesto el umbral de la casa. Si antes de la misa tenían que salir a los alrededores de aquella por algún motivo, siempre se ponían la teja. La casa protegía.
También fue costumbre en algunas localidades facilitar el tránsito del alma de un difunto hacia el cielo levantándole una teja del tejado o abriéndole una ventana de la habitación. En estos casos se retiraba concretamente la teja sobre la habitación del fallecido/a, y en ocasiones las tejas retiradas se colocaban en forma de cruz. La teja aparece en estos ejemplos como un cerramiento simbólico efectivo bajo el cual uno estaba a resguardo y protegido, pero también encerrado.
Algunos testimonios etnográficos vinculan la teja a asuntos de herencias. El Fuero Vizcaíno permite al causante elegir libremente su sucesor, aunque si tiene herederos forzosos o legítimos, ha de elegir entre ellos, pudiendo apartar a los demás "con algo de tierra poco o mucho". El apartamiento es, como en Nafarroa, puramente simbólico y se plasma en la fórmula de "aparto con un palmo de tierra, una teja y un real de vellón".
La teja era por tanto testigo del mojón y si por cualquier artimaña este se movía de su sitio, la teja (o tejas) permanecían allí para atestiguar sobre el verdadero emplazamiento. La misma práctica tenía lugar en la delimitación de terrenos pertenecientes a casas:
La delimitación de los terrenos que pertenecen a una casa, más allá de las tierras de labrantías, se efectúa mediante mojones o piedras hincadas en el suelo, debajo de las cuales se depositan cascos de teja. Cuando existen dudas sobre la autenticidad de un mojón, la presencia o la ausencia de la teja resuelve la cuestión. Donde está la teja, allá ejerce su protección la casa, que a su vez se halla protegida por la techumbre de tejas. La teja es pues signo de propiedad y símbolo de la casa y de sus derechos.Hasta donde llegaba la teja, hasta allí llegaba la casa y por lo tanto la propiedad privada.
En este mismo sentido recita este enunciado performativo el alcalde de Bermeo en el momento de lanzar la teja frente a la isla de Izaro: “Horraino heltzen dira Bermeoko itoginak”, (hasta aquí llegan las goteras de Bermeo), enunciado ritual que tiene lugar el día de la fiesta de la Madalena de Bermeo, todos los 22 de julio. En esta fiesta de limitado la visita a la isla debe ser anual, y tal y como ocurre con las txabolas comunales de montaña y el limitado de terrenos, se trata de verificar el amojonamiento para lo cual como hemos visto la teja era usada de testigo.Esta fiesta bermeana es uno de los pocos ejemplos vigente de este tipo de prácticas en las que la teja tiene un papel fundamental, pero en la etnografía vasca podemos encontrar algunos ejemplos más. Una práctica similar tenía lugar en Bilbao. Una vez que la que fuera anteiglesia de Deusto se anexara a la villa de Bilbao, las autoridades bilbaínas iban todos los años en romería a las fiestas de Deusto.La principal visita de las realizadas a Deusto tenía lugar en San Bartolomé de Berriz el dia de su festividad (24 de agosto). A la inspección de carnicerías, pesos, mesones y tabernas, se añadía el acto de arrojar una piedra a la Ría –frente a la torre de Lutxana– en señal de dominio. Finalmente, la corporación de Bilbao presidía la romería celebrada junto a la ermita.
En muchos lugares, los recién nacidos muertos sin bautizar se enterraban bajo el alero de tejas de la casa o en la huerta; así se hacía en la Rioja (Araba), en Liginaga (Zuberoa), en Uharte (Nafarroa Beherea), en Kortezubi (Bizkaia), en Aretxabaleta (Gipuzkoa), en Sara (Lapurdi)....En estos casos, dos tejas abarquilladas servían de ataúd para el cuerpo del infante, representando la casa protectora.Costumbre que se mantuvo hasta entrado el s.XIX en algunos lugares. El fuerte lazo que había entre la casa, el camino de difuntos y el cementerio muestra que la casa también fue lugar de enterramiento. Por ello, la casa y el lugar de enterramiento eran inseparables y unidos se transmitían a los sucesores.
La mujer que daba a luz no podía sustraerse a otras presiones de tipo moral que se consideraban ineludibles.Así, por ej., no podía salir de casa por ningún concepto, antes de recibir en la iglesia la bendición 'post partum', que impartía el sacerdote.
No obstante esto, muchas veces se veía obligada a traer agua o leña,
por encontrarse sola en casa. Podía circular por debajo del alero de la casa,considerado parte integrante de la, vivienda; o podían valerse de una teja que la colocaba sobre la cabeza, y caminar así hasta lafuente o cualquier otro lugar.
Temían ser objeto de cualquier maleficio y se recluían en casa, donde
se sentían seguras. La teja venía a ser el símbolo de la casa y a ella se acogían en las salidas. Acogerse a la sombra de la teja equivalía, en realidad, prolongar a través de ella la virtud protectora de la casa.
Según el Fuero de Vizcaya, se entregaba una teja al joven cuando
abandonaba el domicilio de sus padres.
"Ciudad de Vascos", que corresponde a los restos de una antigua madina (ciudad) de al-Andalus que estuvo habitada entre los siglos IX y XII, y que en la actualidad se encuentra despoblada.Sus restos se localizan al oeste de la provincia de Toledo,Como todos los cementerios de las ciudades musulmanas, los dos cementerios de Vascos se localizan extramuros, y se distinguen por los restos de sepulturas que todavía se conservan en superficie, entre los que destacan los cipos, es decir, las piedras alargadas colocadas verticalmente en las esquinas de algunas tumbas. Estos se sitúan en las inmediaciones de los principales caminos de salida de la ciudad que arrancan de las puertas.De los 2 tipos de enterramientos en cuanto a su estructura externa, uno de ellos es: b) Tumbas sin estructura superficial de delimitación: son las más numerosas y corresponden a enterramientos de los que solamente se ha conservado la fosa tallada en la roca. Algunas tumbas presentan, al mismo nivel del suelo, las fosas cubiertas con tejas colocadas transversalmente, aunque éste no debió de ser el sistema habitual de cubrición, que simplemente sería de tierra. La ubicación de las tumbas quedaría señalada, exteriormente, posiblemente por alguna piedra colocada en la cabecera. No se encontraron restos de ninguna inscripción.
La existencia de estos dos tipos de tumbas es posible que estuviese determinado por diferencias socioeconómicas de los enterrados, aunque también se pudo deber a posibles variaciones rituales funerarias.
avatar
mariocesar

Mensajes : 12566
Fecha de inscripción : 03/06/2010

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.